Biocombustibles sostenibles para aviación a partir de plantas del desierto

La compañía Boeing junto con algunos organismos de investigación asociados de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) están estudiando la posibilidad de desarrollar biocombustibles sostenibles para la aviación. La investigación ha alcanzado importantes avances al descubrir que unas plantas del desierto denominadas halófitas regadas con agua salada producen biocombustible de un modo más eficiente que otras fuentes ya conocidas.

Los EAU son líderes en el uso de la tierra desértica y el agua marina para producir materias primas que se utilizan en la fabricación de biocombustibles, y las aplicaciones que presentan estos materiales en otras partes del mundo son muy numerosas. El proyecto que llevará a cabo el Sustainable Bioenergy Research Consortium (SBRC), adscrito al Masdar Institute of Science and Technology de Abu Dabi para poner a prueba estos descubrimientos podría fomentar la producción de biocombustibles en zonas áridas.

El descubrimiento de estas plantas arbustivas que toleran el agua salada, se presenta como un gran avance a la hora de desarrollar un combustible de aviación que sea realmente sostenible y provenga de una fuente vegetal renovable. La clave se encontraría en las semillas de las plantas halófitas, ya contienen un aceite que puede convertirse en biocombustible, aunque la investigación ha revelado que la totalidad de las plantas podría convertirse también de forma más eficiente que otras materias primas.

Con la financiacón de Boeing, Etihad Airways y Honeywell UOP, el SBRC desarrollará la comercialización de biocombustibles de aviación que reducen las emisiones de carbono entre un 50% y un 80% respecto a los carburantes fósiles. Este objetivo se llevará a cabo a través del desarrollo de un ecosistema experimental, plantando cosechas de las plantas halófitas que serán regadas con agua residual salada procedente de una piscifactoría. El agua, que será limpiada por las plantas a medida que éstas crecen, fluirá hacia un manglar antes de volver al océano.

Dada la gran cantidad de agua salada de que disponemos en nuestro plantea, el descubrimento podría tener repercusiones de gran envergadura en todo el mundo. Las exitosas investigaciones fueron anunciadas en el World Future Energy Summit, y se suman al impulso que se está dando a la industria de los biocombustibles sostenibles en Abu Dabi desde el marco de la Abu Dhabi Economic Vision 2030, cuyo objetivo es desarrollar fuentes de energía sostenibles que diversifiquen la economía de los EAU.

FUENTE: ACTUALIDAD AEROESPACIAL
Comparte:
Síguenos
Facebook Twitter Instagram Linkedin Google+ Youtube

CESDA EN FACEBOOK

SUSCRÍBETE A CESDA BLOG

CESDA en Instagram