Primera experiencia de vuelo: DA-20 vs DA-42

Yuri Maso, Mattia Fini y Diego Martin, exalumnos de CESDA

En este artículo, tres exalumnos de CESDA, Yuri Maso, Mattia Fini y Diego  Martín,  nos  cuentan  cómo fue su  experiencia al pilotar por primera vez las aeronaves Diamond DA-20 y DA-42.

Diamond DA-20

Nuestra  experiencia  de  vuelo  empezó  hace  ya bastante tiempo. Desde el bautizo de vuelo, fuimos pasando una serie de etapas en las que fuimos mejorando  y  cogiendo  cada  vez  más experiencia y responsabilidad.

Por  supuesto,  para  empezar  a  volar  la  Diamond DA-20, avión biplaza monomotor de hélice con la que nos introducimos al vuelo visual, tuvimos que pasar un curso teórico. Una vez aprobado el examen, empezamos a volar con instructor, con el que practicamos maniobras y realizamos routings por toda Cataluña y alrededores, hasta que nos vieron preparados para soltarnos.

Aquí  llega  quizás  una  de  las  experiencias  más intensas  que  hemos  vivido.  Nos  referimos  a  “La Suelta”, el primer vuelo solos. Sin instructor a nuestro lado, la emoción de saber que todo pasa a depender de ti te invade cuando la torre de control te autoriza a despegar.

Una  vez  soltados,  es  cuando  empezamos  realmente  a  descubrir  nuestra  pericia  como  pilotos, adquiriendo más confianza a medida que íbamos sumando horas de vuelo.

Para asegurar que todo vaya bien, periódicamente, nuestro instructor vuelve a montar con nosotros para chequearnos, y así ver nuestros progresos. Cada uno de los vuelos empieza en casa, donde se planifica y escoge una ruta calculando vientos, tiempo  y  distancia  sobre  el  mapa,  en  función  de la meteorología de ese día. Luego, en la sala de operaciones,  se  comenta  con  el  instructor en un briefing pre-vuelo, donde podemos aclarar cualquier duda que nos haya surgido. Y cuando todo está listo, cogemos el avión y nos vamos a volar. Al volver, explicamos como ha ido el vuelo y podemos aclarar cualquier inquietud.

Para acabar, nos gustaría contar que a lo largo de todo este proceso puedes comprobar cuánto hemos evolucionado. Al principio, el hecho de aterrizar un avión nosotros solos, y tener que comunicarnos por radio totalmente  en  inglés,  nos  parecía  una  cosa  muy lejana y difícil, y ahora nos parece algo normal y rutinario.

Diamond DA-42

Pasar a volar la DA-42 es algo más que un cambio de avión. Es llegar a la que entre los alumnos se conoce como “la joya de la corona”, ello significa llegar al final de los estudios e iniciar nuestra vida profesional. En el curso previo a volar el avión ya se aprecia el cambio que supone volar uno de los bimotores ligeros más avanzados que existen con pantallas  de  cristal  líquido  que  substituyen  a los instrumentos convencionales y sistemas electrónicos de gestión de combustible.

Cuando empezamos a volar la DA-42, al ponerla en marcha por primera vez en el suelo, la sensación es de ir un poco perdido, cuesta adaptarse a la nueva presentación de los datos. Alineados en la pista 25 de Reus listos para despegar aplicamos potencia y todo pasa más rápido que de costumbre,  acelerándose  a  la  velocidad  de  rotación  en escasos segundos, pero una vez en el aire te das cuenta que el avión responde a las leyes de la física como cualquier otro y empiezas a disfrutar de los dos motores que te propulsan.

Los  primeros  vuelos  sirven  para  adaptarse  al avión,  saber  cómo  responde  a  tus  movimientos, llevarlo al límite aerodinámico para entender cómo actúa. Todo esto es muy importante para que el piloto pueda anticiparse al avión y avanzarse a sus movimientos rebajando la carga mental necesaria para volar dedicándola a navegar o realizar listas de chequeo. Los bimotores tienen el inconveniente de ser más complejos, pero la gran ventaja es que con un motor pueden seguir volando. Esa es una de las grandes diferencias  respecto  a  los  vuelos con anteriores aviones: hay que aprender a volar el avión con un solo motor.

Es muy importante para la fase instrumental prepararse previamente el vuelo y no dejar nada a la improvisación, aunque es indispensable en vuelos donde se comparten aerovías con otras aeronaves ser flexible con respecto a la planificación previa. De manera que un vuelo empieza dos horas antes del despegue, preparando el papeleo administrativo, escogiendo la ruta, el nivel de vuelo y repasando los sistemas del avión así como las acciones a realizar tanto en condiciones de vuelo normales como en caso de emergencia.

Una buena preparación, unos buenos conocimientos  adquiridos  a lo largo de los cuatro  años  y  mucha  motivación  son  los  tres  ingredientes  esenciales  tanto para superar la fase de vuelo con bimotor así como triunfar con un sueño.

Comparte:
Síguenos
Facebook Twitter Instagram Linkedin Google+ Youtube

CESDA EN FACEBOOK

SUSCRÍBETE A CESDA BLOG

CESDA en Instagram