Impacto de la aviación en el medio ambiente

JOSÉ RAMÓN RIVEIRO / Piloto de A320

Cada vez es mayor la preocupación por parte de los gobiernos y sobretodo también por parte de una amplia mayoría de la comunidad científica internacional sobre el impacto que la actividad del ser humano tiene sobre el medio ambiente. Cada vez se alzan más voces pidiendo a los gobiernos y a las empresas que se tomen las medidas necesarias para reducir el impacto e influencia que dichas actividades tienen sobre el cambio climático.

 

"CESDA, Piloto aviación comercial, Escuela de pilotos, Contaminación" Fuente: www.airliners.net

La industria de la aviación, consciente de su contribución al mismo, parece estar dispuesta a tomar medidas al respecto. En este sentido los biocombustibles sostenibles pueden contribuir de forma importante a reducir dicho impacto, al proporcionar una fuente más limpia de combustible para alimentar los motores de la flota mundial de aeronaves, ayudando a que billones de personas, que utilizan este medio de transporte cada año, reduzcan el impacto medioambiental al planeta, en la realización de sus viajes.

En los últimos 100 años, las concentraciones atmosféricas de CO2 han aumentado en un 30% debido a la combustión originada por el hombre a través de los combustibles fósiles. El aumento constante del CO2 atmosférico ha sido el responsable de la mayor parte del calentamiento global. La aviación representa el 2% del total de emisiones de CO2 a la atmósfera, aunque con el incremento que se espera en la demanda de viajes aéreos, después de la recesión, hasta el año 2030, se estima que este impacto será cada vez mayor, aumentando las emisiones de gases de efecto invernadero.

Una demanda creciente

La demanda de combustible en la aviación crecerá alrededor de un 70% en los próximos 20 años, o entorno a un 2,9% al año, una vez que termine este periodo de recesión, para llegar a alcanzar los 300-350 millones de toneladas en el año 2030, hecho que no se debe obviar de cara al futuro. Los estados necesitan aumentar la capacidad y la eficiencia de todo el sector del transporte aéreo, mejorando la seguridad operacional de todo el sistema de una forma sostenible, motivo más que suficiente para tomar en consideración el desarrollo de estas nuevas fuentes de energía.

También es importante considerar la seguridad nacional. Es evidente que la extracción del crudo, en muchas ocasiones, se lleva a cabo en zonas geopolíticamente muy inestables, lo que provoca no sólo una gran volatilidad en el precio del crudo, si no una gran incertidumbre en el negocio del transporte aéreo, afectando directamente a las cuentas y márgenes de beneficio de las compañías aéreas, ya de por sí bastante reducidos.

Parece claro pues, que los combustibles alternativos constituyen una importante medida para ayudar a reducir los efectos en el cambio climático en el ámbito de la aviación, siendo el principal reto conseguir un suministro de esta fuente de energía de forma continuada, fiable, a un coste razonable y de forma sostenible.

Comparte:
Síguenos
Facebook Twitter Instagram Linkedin Google+ Youtube
grau-per-blog

CESDA EN FACEBOOK

SUSCRÍBETE A CESDA BLOG

CESDA en Instagram