El sistema Eléctrico del Dreamliner 787

Publicado por CESDA el 09/07/2013 Publicado en ACTUALIDAD, aviación, avión, Boeing, Dreamliner 787, SECTOR, TÉCNICO, vuelo
FUENTE: www.boeing.es

El Dreamliner 787 usa la electricidad y no la energía neumática para impulsar los sistemas del avión, por lo que depende de la electricidad más que cualquier otro avión Boeing. A diferencia de otros modelos, la electricidad a bordo en el 787 impulsa sistemas como los controles medioambientales, el arranque del motor, el sistema hidráulica y la prevención de hielo en las alas.

Este sistema innovador, que funciona sin tomar aire del motor, ofrece muchos beneficios sobre los sistemas neumáticos:

  • Elimina los conductos pesados, las válvulas y los controles.
  • Elimina el mantenimiento asociado a los sistemas neumáticos.
  • Extrae mucha menos energía de los motores.

Para disponer de más electricidad, el 787 genera más electricidad; aproximadamente 1,5 megavatios, o cuatro veces más que otros aviones Boeing. El sistema electrónico del 787 es más eficiente operacionalmente, e implica ahorros de combustible del 2 o 3 por ciento porque la extracción de energía eléctrica es más eficiente que la extracción de energía neumática de los motores turborreactores de alto bypass. Esto es una buena noticia tanto para las aerolíneas como para el medioambiente.

El sistema eléctrico del 787
El 787 tiene más generadores que otros aviones porque sus sistemas usan más electricidad. Hay seis: dos en cada motor y dos en la parte trasera del avión para la unidad de potencia auxiliar (APU por sus siglas en inglés). Cada motor tiene dos generadores llamados generadores de arranque de frecuencia variable (VFSG por sus siglas en inglés), que se conectan directamente al engranaje del motor.

Se denominan de “frecuencia variable” porque la frecuencia se genera en función de la velocidad del motor. Los VSFG son la primera fuente de energía eléctrica cuando están encendidos los motores. En tierra, también pueden usarse para operar algunos sistemas y pueden arrancar los motores sin usar ningún equipo de energía de tierra.

La APU también tiene dos generadores de arranque. Como los de los motores, los generadores de arranque de la APU son fuentes secundarias de energía durante el vuelo. En tierra, también pueden usarse para arrancar el avión sin usar ningún equipo de equipo de tierra. Los generadores de arranque del APU obtienen energía de una batería dedicada (o de la energía de tierra) para arrancar la APU, que puede usarse entonces para arrancar los VFSG.

El sistema ha sido probado exhaustivamente tanto en tierra como en vuelo. Las tripulaciones hicieron un vuelo de 5,5 horas con un solo motor y con cinco de los seis generadores apagados, lo que demuestra una vez más la enorme capacidad del sistema.

 

"CESDA, Piloto aviación comercial, Escuela de pilotos, Sistema eléctrico Dreamliner 787" FUENTE: www.boeing.es

“Más eléctrico” no significa que se usen más las baterías. El 787 funciona con energía eléctrica generada durante el vuelo por los generadores de arranque, no con la energía de batería. La batería principal está disponible en el vuelo para proveer energía de reserva al cambiar entre distintas fuentes de energía y para servir de respaldo de los sistemas críticos en el caso muy poco probable de un fallo de alimentación de energía. En tierra, la batería principal se usa para apoyar operaciones en tierra como recarga de combustible e impulsa los frenos cuando se remolca el avión. El avión también tiene tres receptáculos de energía externa – dos en la parte delantera del avión detrás de la rueda delantera y otro cerca del tren de aterrizaje – que permiten que el avión se conecte con la energía de tierra.

En el 787, la energía recorre desde los generadores a cuatro buses de CA. De ahí, se distribuye para usarse sin modificar (235 voltios, corriente alterna, VCA) o primero se convierte a los niveles que necesitan los otros sistemas y equipos.

El 787 tiene dos compartimentos de equipos eléctricos, uno más que en los demás modelos de Boeing. La mayoría de los sistemas del 787 se alimentan de energía a través del compartimento eléctrico trasero y de las unidades de distribución de energía alrededor del avión. Estas unidades de distribución de energía en estado sólido pesan menos que los alimentadores de energía de otros modelos y también reducen el peso minimizando la cantidad de cable. A pesar de ser “más eléctrico”, el Dreamliner 787 tiene menos cableado que su predecesor – aproximadamente 70 millas (112 km), en comparación con las 90 millas (145 km) del 767.

Comparte:
Síguenos
Facebook Twitter Instagram Linkedin Google+ Youtube
grau-per-blog

CESDA EN FACEBOOK

SUSCRÍBETE A CESDA BLOG

CESDA en Instagram